Momentos 2

1:13 Fabbi Ventura 4 Comments

Jack, el destripador.


Así fue como me robaron el amor de mi mamá. Temer a cualquier animalito de cuatro patas, peludo y sonriente que entregue amor incondicional sin esperar nada a cambio. Es increíble como una mascota en casa puede cambiar la percepción total del mundo. Antes temía a los perros callejos, hoy siento compasión porque nadie les da cariño, amor y protección. Lamento mucho que este sentimiento haya aparecido tan tarde, ya que éramos todos mayores de edad cuando trajimos a Jack a vivir con nosotros, Jack el destripador, e inmediatamente se robó el corazón de todos. Hoy es uno más de nuestra familia, es el pequeño bebé más consentido que pueda existir y el más cariñoso también.

Siempre me pregunté cómo era posible que un animal se transformarse en un hijo o un hermano, cómo era posible que un animal pudiese traspasar las barreras de la comunicación y demostrar cariño a las personas, de tal manera que su presencia fuese imprescindible para sus vidas. Aun no puedo explicarlo con palabras pero se que si algo le pasase a Jack, me hundiría en un abismo de triste depresión y todo mi mundo se teñiría de un intenso color gris.  Se como algunas personas muy cercanas a mi extrañarían a Hueso, niebla, damita, titi, cony, zeus, entre otros nombres extraños.

Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida que frase más cierta y agradezco que hoy esté despierta, porque puedo ver el mundo desde otro punto de vista. Y aunque muchos vean una mascota en casa como algo negativo por el desorden que pueden ocasionar, el punto es ver más allá de lo obvio. Porque es lógico que se desordena, que necesitan espacio, que necesitan comida pero por sobre todas las cosas necesitan cariño y preocupación. 

Entonces día a día observo a mi familia y agradezco que estes con nosotros, vivo por las alegrías que los detalles me dan. Sonrío al ver como en el rostro de los seres que amo se dibuja una sonrisa y mi corazón se llena de alegría y tú eres uno de ellos, sin importar nada más.  

Mordisquitos de amor, saludos Effe

4 comentarios:

  1. hahah a mi me pasa lo mismo,pero con mi Papa,le habla como guagua,le hace cariño y todo eso,y yo aho mirando hahahahah pero es bcn,algunas veces es dificil ver a un hombre expresando sentimientos,pero con las mascotas se sueltan es lindo igual :D
    pd:me rei mucho con tu viñeta de jack el destripador jajajaja

    ResponderEliminar
  2. :') que lindo : ) me emociona leerte y como escribes de los animalitos : ) hueso y niebla los mejores B)

    ResponderEliminar
  3. Soo truuee los animales entregan todo el cariñoo sin esperar nada a cambio! y son capaces de demostrar todo ese cariño sin palabras <3! :) el año pasado perdi a mi milito por culpa de un conductoor irresponsablee 77! u.u y se nota demasiado su falta en nuestra familia :(!

    Tu faaan :$! xD

    ResponderEliminar
  4. Que bello Fabbita lo que escribes! Recuerdo cuando me encontré con tu mami una vez y me contó lo del perrito, estaba un poco enojada jaja, pero veo que ya se robó el corazón de ella .. nunca he tenido mascota por un tiempo prolongado, por ende no sé qué se sentirá realmente, pero al leerte, me dan muchas ganas de tener una. Besos!

    ResponderEliminar