El perro en la roca

23:38 Fabbi Ventura 0 Comments


Hace unos días estaba paseando junto a mi familia por un lago cerca de Valdivia, cuando vino un perro muy adorable que se encontraba en una roca. No sabíamos exactamente cómo se había subido el perro ahí, pero lo que si sabíamos era que no se podía bajar. Lo rodeaba el agua y en un pequeño lugar habían unas rocas por donde asumíamos, había subido, pero no podía bajar.

Estábamos mirando desde un muelle, luego de llamarlo e intentar de que bajase solo, nos dimos la vuelta y bajamos junto con mi hermano por las rocas, hacia donde estaba él. Llegamos cerca y lo llamamos, para tomarlo y bajarlo, pero no quería acercarse, estaba asustado y lloraba. Estuvimos unos minutos ahí hasta que pudimos caerle cariño y se sintió seguro con nosotros, movió su cola feliz. Luego de unos minutos de cariño intentamos tomarlo para bajarlo, no obstante no quiso nuevamente. Se fue para atrás y saltó solo, pegó un salto y bajó hasta donde estábamos nosotros.

Eso me hizo pensar tanto, no se imaginan. Hay muchas veces en que solo necesitamos un poco de apoyo para lograr cosas que creemos imposibles. No necesitamos personas que hagan las cosas por nosotros, si no que fuerza e intención, compañía que esté ahí por si no nos creemos capaces. Muchas veces dudamos de lo que podemos hacer y nos tiramos para abajo, no confiamos de nosotros mismos y abandonamos las batalla antes de empezarla. Como seres sociales necesitamos gente a nuestro al rededor y muchas veces creemos que somos lo suficientemente fuertes para sobrevivir toda nuestra vida solos. Confiemos en nuestros seres queridos, contemos nuestras cosas, no tengamos miedo de conversar y escuchar la opinión de los demás, lo necesitamos. Necesitamos esa energía positiva que nos dará fuerza para cumplir con lo que necesitamos. Para la gente fría y arisca, como yo, dejémonos querer y confiemos, hay que darle la oportunidad al mundo de demostrarnos que no es tan malo como pensamos, aún queda gente buena. 

Cariños
♥ 

0 comentarios:

¿Qué hacer si te acusan de trata de blanca?

18:42 Fabbi Ventura 3 Comments


Este 2016 tuve un cierre muy positivo del año, ya que junto con una amiga fuimos invitadas a México. Viajamos los primeros días de diciembre invitadas por una empresa del rubro de los videojuegos y lo que íbamos hacer allí era aprender principalmente, un tipo de seminario en donde tocaron temas importantes para nosotras. Debo decirles que no lo podíamos creer, después de tanto tiempo trabajando en un proyecto, este daba su primer fruto. Fuimos increíblemente felices, aunque lo no creímos al 100% hasta que la invitación dejó de ser solo palabras y tuvimos nuestros pasajes para México. 

Lamentablemente no todo podía ser tan perfecto y la verdad, el viaje comenzó muy mal. TAN mal que pensamos que a penas llegamos a México, el viaje había terminado. Les contaré...

Viajamos desde Santiago a las 00:00 de un viernes, todo perfecto, el avión iba bastante vacío así que cada una iba acostada en 3 asientos, fue el viaje más cómodo de mi vida entera. Aterrizamos en México a eso de las 5:00 de la mañana de allá, 8 am de Chile. Lo primero que teníamos que hacer era pasar la policía de internacional y ahí nuestro drama inició. 

Vimos que las personas que estaban adelante de nosotras pasaron en grupo a checar eso, por lo que nosotras hicimos igual y ambas avanzamos hacia el mesón cuando fue nuestro turno. La persona que nos atendió fue el Mexicano más cavernícola del mundo entero, con una mentalidad de la época de las cavernas de verdad. De primeras no nos quería dejar entrar porque no teníamos la reserva del Hotel, teníamos la dirección, la habitación, el nombre y todos esos detalles, pero la empresa que nos invitó no nos pasó la reserva como tal. Por ese motivo y por otro que diré al final, al señor se le ocurrió que YO estaba llevando a mi amiga a ese país como trata de blancas, sí, como si ella fuese una prostituta y yo su jefa 8). Nos trató pésimo, nos habló casi gritando, nos dijo cosas feísimas, nos amenazó muchas veces de devolvernos a Chile y a parte, hizo callar a mi amiga muchas veces cuando ella trataba de explicarle algo.

Yo solo pensaba ¿Dónde están las cámaras? En serio no podía creerlo. El tipo era inhumano, no nos dejaba explicarle nada y luego de unos minutos: tomó nuestros pasaportes y nos dijo que lo siguiéramos. Mi amiga estaba asustada y yo, en shock, porque no era la primera vez que salía del país e incluso ya había ido a México antes, tengo experiencia en ese tipo de cosas. Lo seguimos hasta una sala pequeña, donde van a la gente que tienen que investigar. Tenía miles de cámaras y las policias que estaban ahí nos dijeron muchas veces que no se podía usar el celular, hablaban y actuaban como si estuviésemos en castigo ¿saben? Como cuando haces algo mal en el colegio, así pero peor.

Estuvimos ahí algunos minutos, no sabría decir cuánto porque no podíamos mirar el celular, pero para nosotras fue eterno. Luego como si nada nos devolvieron los pasaportes y nos dejaron ir, sin ninguna disculpa, ni alguna palabra de calma, nada. Yo estaba furiosa y amiga estaba asustada, temblando. 

El otro motivo por el cual el tipo este pensó que era trata de blancas es que mi amiga es de Venezuela, de hecho, lleva solo algunos meses en Chile y aunque tenía sus papeles de residencia para quedarse en Chile, nos hicieron todo este show. ¿Xenofobia? Totalmente. Fue triste realmente, porque todas las personas que viajaron invitadas por la misma empresa, en las mismas condiciones que nosotras no tuvieron ningún problema (ellos tampoco tenían la reserva del hotel, igual que nosotras), solo otra dupla tuvo problemas y entre ellos había un Venezolano, el problema era con ellos. Ni siquiera tuve el tiempo para sentirme mal por lo que me culparon a mi, solo podía pensar en mi amiga y todo lo que ha tenido que pasar. 

¿Qué hacer si te acusan de trata de blanca? 

Simplemente mantener la calma, si uno no ha hecho nada, solo debe esperar a que los resultados positivos lleguen. A nosotras nos amenazaron, nos gritaron, casi que nos insultaron y guardé la calma. Tuve que morderme la lengua para no empeorar las cosas, porque la rabia era infinita, pero pudimos entrar al país y tener un par de días que disfrutamos enormemente. 

A pesar del show para entrar, amamos México. Es un país lleno de culta, comida deliciosa y lugares hermosos. La gente es muy amable (excepto el tipo que nos trató mal) y lamento enormemente lo que están viviendo en estos días. Tengo muchas personitas queridas en ese país, mando las mejores energía para que todo se calme.

Cariños
♥ 

3 comentarios: